Tuesday, June 26, 2012

OLGA CONNOR:

OLGA CONNOR:

‘Linden Lane Magazine’: compendio de cultura cubana

OLGA CONNOR:

 ‘Linden Lane Magazine’: compendio de cultura cubana

 

Con ese espíritu tan poco pragmático y tan lleno de fe, Cuza Malé se lanzó

ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

Cuando abrí por primera vez el número del trigésimo aniversario de Linden Lane Magazinesentí un estremecimiento. Es la única forma de describirlo.
De pronto volví atrás, al año 1971, cuando llegó el momento de enfrentarme, después de varios años en Estados Unidos, con la Cuba de la que había tratado de escapar. Allí estaba el insigne poeta Heberto Padilla, sufriendo la injuria de un gobierno que debió agradecerle su límpido verbo y, sin embargo, lo ultrajó sin compasión. Al hacerlo, levantó una ola de protesta mundial. Padilla por sus poemas de Fuera del juego, galardonados primeramente en 1968 con el Premio Nacional de Poesía Julián del Casal, y luego censurados, sufrió encarcelamiento junto a su esposa Belkis Cuza Malé, en 1971, para luego ser obligado a retractarse en un acto que recordó los famosos procesos de Moscú.
Fueron los chivos expiatorios de todos los intelectuales que se estaban destapando, porque intuían que había que hablar. Pero fue en Padilla y en Cuza Malé sobre los que cayeron los carbones encendidos de aquel incendio. No podía el gobierno totalitario aceptar el premio a las palabras liberadas de su autor. Todo llegó a un clímax, a un nudo que ya no se pudo desatar. Los escritores cubanos ya no podrían regresar al periodo ingenuo de los años 60 cuando conjeturaban que aún tenían alguna influencia.
Entonces, hasta en el selecto Swarthmore College en Filadelfia, llamado por sus detractores el “Kremlin on the Krum”, donde los profesores eran “izquierdistas de salón”, hubo una reacción repentina, por los oficios de Jean Paul Sartre, quien había reaccionado al llamado “Caso Padilla” firmando una carta colectiva de protesta. De pronto, mis colegas escenificaban un descubrimiento teatral de fingidas rarezas: “¿Ah, pero había KGB en Cuba?”, me preguntaban.
En 1980 Padilla salió finalmente de Cuba, pero no a las playas de la Florida, sino a las de Nueva Jersey. Al mudarse a la Calle de Linden Lane, en la ciudad de Princeton, fue Cuza Malé quien tuvo la idea de crear una revista, con la que Padilla accedió a colaborar aunque a regañadientes, según informa la escritora. Desde entonces, han sido 30 años de sacrificios, pero ella no ha cejado un momento. Hoy la revista representa una colección, un compendio de la cultura cubana allende el mar.
Al prologar los artículos reunidos para esta revista de excepción, y con su habitual sentido anecdótico, que no se puede sustituir por ningún comentario que yo le haga, explica esos orígenes en su artículo 30 años es nada: “Si me preguntasen cómo surgió la idea de publicar una revista que recogiese la obra de escritores y artistas cubanos en el exilio, no sabría contestar más que de una sola forma: fue una inspiración divina. Y con la fe de que la idea se plasmaría en realidad y triunfaría. Los obstáculos ni me pasaron por la mente. Hacía sólo tres años que había llegado de Cuba, mi inglés era rudimentario, no tenía un salario, ni Heberto tampoco. Es decir, vivíamos del aire, prácticamente”.
Con ese espíritu tan poco pragmático y tan lleno de fe, Cuza Malé se lanzó a la aventura editorial, sin apenas recursos, pero no fue en vano. Para siempre quedará grabado su nombre en la historia literaria de Cuba y del Continente, no sólo por sus creaciones personales, sino por esta revista que ella dio a la luz, y ha criado y nutrido hasta el día de hoy. • 
Les recuerdo que este número extraordinario por los 30 años puede ser adquirido en Amazon: por favor, ayuden a LLM comprando un ejemplar.

No comments: