Monday, August 1, 2011

Las primeras funciones de una nueva compania Orlando Taquechel

Las primeras funciones de una nueva compañía

Orlando Taquechel
Especial/El Nuevo Herald
El Florida Classical Ballet (FCB), la nueva compañía creada por Magaly Suárez (que antes fué co-fundadora del Cuban Classical Ballet of Miami, uno de los proyectos más exitosos de la historia reciente de la danza en Miami) debutó este fin de semana en el acogedor teatro Olympia del Gusman Center for the Performing Arts.

Procedente de Pompano Beach, el FCB (en español, el Ballet Clásico de la Florida) conquistó ampliamente al grupo de entusiastas de la danza que asistió el sábado para presenciar el programa concierto creado para la noche de apertura y que incluyó dos obras de grupo (el exigente Grand Pas de Paquita y el encantador Pas de Six de La Vivandiere), un solo contemporáneo y cinco pas de deux del repertorio académico tradicional.

Junto a los bailarines del grupo (algunos aún en proceso de formación pero todos claramente entrenados con atención al detalle) viajaron a Miami una media docena de figuras ya establecidas a nivel mundial y ligadas a la reconocida trayectoria de Suárez como maestra y directora artística. La presencia de estos en la segunda parte del programa transformó la ocasión en un acontecimiento importante.

La función había comenzado con un Paquita Grand Pas (música de Minkus y coreografía de Marius Petipa) algo vacilante protagonizado por Krista Ettlinger e Ignacio Rivera, con Anneliese Straw, Michelle Chaviano y Gaetano Amico III en el pas de trois. Aún así, Ettlinger y Amico consiguieron dejar una buena impresión.

La francesa Adeline Pastor, bailarina principal del ballet Aalto en Essen, Alemania, abrió la segunda parte del programa de manera magnífica con el solo Piaf (Non, je ne regrette rien), un fragmento extraído del ballet La Vie en Rose del coreógrafo belga Ben Van Cauwenbergh, y cerró la función con autoridad exuberante junto a un refinado Joseph Michael Gatti en el Don Quijote Pas de Deux.

Pastor comenzó a interpretar Piaf cuando todavía una buena parte del público estaba ocupando sus asientos pero la fuerza de su actuación puso en suspenso a todos los presentes y definió la noche como una experiencia inolvidable. Las piruetas de Pastor son algo que hay que ver para creer pero ella es también una actriz llena de recursos interpretativos nada despreciables.

Si ella hubiera sido el único momento brillante del sábado su presencia habría justificado plenamente la visita al Gusman Center pero, por supuesto, hubo mucho más en la segunda parte del programa.

También excelentes resultaron ser el mexicano Isaac Hernández, solista del San Francisco Ballet que bailó el pas de deux de La Sylphide con la sensible Venus Villa, bailarina cubana del National English Ballet, y Jordan Elizabeth Long (ahora con el Royal Swedish Ballet) que interpretó con aplomo exquisito el pas de deux de Diana y Acteón junto al gallardo Jaime Francisco Díaz.

Sin olvidar la vitalidad de Madison Keesler y Ernesto Borrayo en el breve Spring Waters Pas de Deux, la fluidez encantadora de Alaia Rogers y Jeffrey Ciro en Carnival in Venice Pas de Deux (música de Cesare Pugni y coreografía de Marius Petipa) y el desempeño siempre en armonía de Mifa Ko y Diego Cruz en La Vivandiere, acompañados con esmero por Annelise Straw, Alejandra Rodríguez, Mallory Hendricks y Claudia Fernández.

En resumen, este ha sido un buen debut para la joven compañía y un logro indiscutible para Suárez al conseguir armar un grupo capacitado para tomar de las manos a los espectadores e invitarlos amablemente a disfrutar de una experiencia elegante y clásica. •



Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/06/29/969749/las-primeras-funciones-de-una.html#ixzz1Tnkodfze

No comments: