Sunday, August 21, 2011

PHOTOGRAPHY-ART: Close Up De TRES por Javier Padura

PHOTOGRAPHY-ART: Close Up TRE Javier Padura

"Close Up TRE" exposicion de Javier Padura

Cualquier encuentro con su identidad, tanto artística, como espiritual ofrece una invitación a su mundo interior. Javier Padura Fuentes (Mantilla, La Habana, 1959), como un niño precoz que redescubre constante la realidad, se define en la búsqueda del placer, en la construcción de difusas identidades y manifiesta en su obra una originalidad y atemporalidad poco común.
Cuando el espectador esta frente a la obra de Javier Padura, es testigo de una realidad vívida, a veces deforme y brutal, donde las sensaciones se muestran, se manifiestan y los sentidos se estimulan. Su obra habla, hay música, hay movimiento y la sexualidad viaja desde la ternura pueril y apacible hasta una sexualidad violenta, palpable y a veces confusa; pero siempre perdurable en la memoria y reconocible por los rasgos de identidad ligados a este pintor.
La obra de Padura es un viaje sin memoria, es un viaje apolítico, atemporal y sin fronteras que nos lleva de la mano por el trópico mestizo que se enfrenta sin remedio a una modernidad y una interculturalidad que se resiste a su propio fracaso. Su trabajo no muestra mitos, ni leyendas patrióticas, ni temas históricos o consignas políticas, de ahí su universalidad que parte desde un punto oscuro y mínimo y se expande, crece, con trazos majaderos que alegran al ojo e invitan a la reflexión mesurada y plural.
Su propuesta es inquietante porque nos propone viajes desconocidos por ángeles caídos, eróticos y viriles hasta el impudor; es inquietante porque nos introduce a un folklore cubano desmitificado y sin ideologías tendenciosas. Su obra nos alarma porque nos lleva de la mano a mares profundos llenos de peces que nos recuerdan a nosotros mismos nadando en la inmensidad y en una locura incomprensible de la cual no podemos escapar aunque nos rodee el color y la aparente belleza. Padura nos obliga con su pintura a la metáfora y a perdernos en un mundo irreal que nos atrapa en la constante búsqueda de la razón y la verdad. Javier Padura nos marca la memoria con su libertad de creación y expresión personal con óleos y acrílico sobre tela texturizada; nos enreda en unos cuerpos humanos que se entrelazan con troncos y arbustos donde la presencia de su formación gráfica se devela en perennes trazos lineales de tinta negra y donde el negro como color de base o sombras es ausente y pretexto distintivo de su obra.
Por: Frankionora Hernandez.
Lic.: Lengua y Literatura Rusa, Español.
Amiga.

div>


ALEX FLEITES habla sobre Javier Padura

El arte, no vale la pena engañarnos, tiene como primer e imperioso objetivo suscitar amor. El intenso ejercicio de darse, de exponerse a la mirada ávida del otro, entraña una alta dosis de generosidad y, ¿por qué no decirlo?, de desgarramiento. Exactamente como la práctica amatoria. Hacemos arte porque aspiramos a ser queridos. Y después viene todo lo demás.
Javier Padura tiene una paleta intensa. Con ella plasma torsos, máscaras, fragmentos abigarrados del ser que lucha por conservar su pugna en el espacio. A los recursos meramente pictóricos, opone técnicas gráficas que enmarcan doblemente el objeto de representación. Es como si quisiera decirnos: “hasta aquí los límites que sugiero; más allá está el abismo, la experiencia, la intrincada trayectoria de cada cual”.
Puesto a preferir, elijo los torsos por su poder de seducción, de sugerencia, y los antepongo a las máscaras, los rostros inevitablemente más violentos, que tanto me dicen como me hieren. Estoy hablando de gustos, de los necesarios escamoteos que el corazón –esa “prodigiosa zona del cerebro”–impone.
Habeas corpus se llama esta muestra porque el artista quiere imponer ese recurso a su favor: ser juzgado, pero con todas las de la ley: con la seguridad de que si no aceptado unánimemente, al menos su discurso será atendido con todas las “garantías procesales” por aquellos que en nuestro intenso país legitiman el arte, pontifican y reparten jerarquías.
Pero, más que eso, Padura nos convoca a la íntima comunión con un mundo representacional que se afirma y niega a cada momento, en un pase de balance, no exento de claroscuros, donde se muestran caminos desbrozados y, lo que sin duda es más trascendente y motivador, los senderos por donde, ahora mismo, ya está discurriendo, a mares, la pintura.

ALEX FLEITES



Javier Padura Fuentes.

Mantilla, La Habana, 9 de marzo de 1959.
Graduado en el Instituto Superior de Diseño Industrial (1987).

Actividades profesionales relevantes:

Actualmente trabaja como Creador Independiente.
Pertenece al Fondo Cubano de Bienes Culturales.
Obras en instituciones cubanas, y en colecciones privadas en España, Suiza, Colombia y Estados Unidos.
Exposición personal Con Trazos Majaderos, Galería Belkis Ayón, Vedado, Cuba, (2011).
Exposición personal Hábeas Corpus, Oficina de la Unión Latina en Cuba (2006).
Exposición colectiva, Feria del Habano (2000).
Exposición personal Mascarada, Hotel Inglaterra (1999).
Exposición Personal Hecho en Cuba, Galería 10 de Octubre (1996).
Premio Arte-Cuerpo, Galería Her-Car, Arroyo Naranjo (1995).
Premio Combate de plástica, Galería Her-Car, Arroyo Naranjo. (1994).
Feria Cubamodas (1991 y 1992).
Realización de telas pintadas a mano en el atelier La Maison (1990-1994).
Exposiciones colectivas de la ACAA, de confecciones con telas pintadas a mano.
Textiles pintados a mano.
Diseños de serigrafía téxtil, en la Empresa de Artesanía y Cerámica, del Poder Popular, Ciudad de La Habana. (1987-1990)
Close Up TRE Miami 2011

Saturday, August 6, 2011

El Ballet Cubano Clásico de Miami actúa por primera vez en España

El Ballet Cubano Clásico de Miami actúa por primera vez en España

Este viernes y sábado, cerrando el Festival de San Lorenzo de El Escorial
'Noche española' recorre fragmentos españoles del gran repertorio

Kaleena Burks y el bailarín Christopher Fernández en ’Carmen’, uno de los números principales de ’Noche Española’

JON BANDRÉS BENGOECHEA
05.08.2011
Los bailarines apuran las últimas horas ensayando en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial para su primera actuación en España. Son parte del Cuban Classical Ballet de Miami (CCBM); conjunto fundado en 2006 con el objetivo de mostrar al mundo que "la escuela cubana de ballet no sólo está dentro de la isla" y representar a Cuba, desde el exilio.

Pedro Pablo Peña, director artístico de la compañía, nos cuenta que ese fue su propósito cuando fundó hace seis años la compañía. Peña, que también es director del Festival Internacional de Miami, explica a RTVE.es, en un alto en los ensayos, que actualmente la compañía está formada "sobre todo por cubanos refugiados, pero también bailarines de otras nacionalidades, venezolanos o estadounidenses" .
Kaleena Burks y el bailarín Christopher Fernández en ’Carmen’, uno de los números principales de ’Noche Española’
"La escuela cubana es una gran escuela dentro del movimiento danzario internacional", apunta Peña quien perteneció en el pasado al Opera Ballet de la Habana, el Ballet Nacional de Cuba, y el Teatro de la Música de La Habana. Y sigue explicando que en el caso del CCBM, la tradición cubana se ha enriquecido con elementos de otras escuelas de ballet como la francesa o la estadounidense. Se trata de la única compañía que practica, en sentido estricto, hoy en día, la danza clásica en el sur del estado de La Florida.

Noche española
Para esta primera actuación en tierra española que supone "un honor" para la compañía, en palabras de Peña, han preparado un programa "ad hoc". Se trata de bailar fragmentos relacionados con España y el baile español, presentes en el gran repertorio, como es el caso de la "danza española" que aparece entre danzas de otras nacionalidades en el tercer acto de El lago de los cisnes; ballet con coreografía de Marius Petipa y músíca universalmente conocida de Chaikovski.

Otros números que se interpretarán serán la Suite del Grand pas de Paquita y el Pas de deux del tercer acto de Don Quijote, ambos con coreografía original también de Petipa y música de Ludwig Minkus o Carmen (su Pas de deux) en una versión que creara el coreógrafo cubano Alberto Alonso para Maya Plisetskaya en el Teatro Bolshoi de Moscú hace más de 40 años y que hoy día tiene la consideración de todo un clásico.

Estrellas cubanas y española
El programa se completa con la farruca de El molinero (de El sombrero de tres Picos' de Falla, en la coreografía de Antonio el Bailarín), que estará interpretado por Sergio Bernal -un prometedor bailarín español de 20 años- como solista invitado.

Los primeros bailarines estrellas cubanos residentes en los Estados Unidos son Lorena Feijoo, Xiomara Reyes, , Nelson Madrigal, Reynerys Reyes y Rolando Sarabia, a quien llaman, como cuenta Peña, "el Nijinsky cubano".

Noche Española se completa con unos invitados especiales de excepción: dos estrellas españolas de ya largo recorrido, María Alonso y Ángel Roda, que acompañarán a la plantilla de solistas del CCBM bailando un número que complementa una visión del patrimonio universal de la danza española en el ballet: un pas de deux de Escuela Bolera, creado por la gran bailarina y coreógrafa Aída Gómez atendiendo a la rica tradición de pasos y combinaciones que desde los tiempos del Romanticismo tanto han influenciado en el ballet clásico.

Monday, August 1, 2011

nota

El dueño de este blog, no es responsable por las criticas y cometarios de los colaboradores. Las reseñas sobre eventos son basadas en criterios propios de los que las suscriben. En días pasados hubo contrariedades por una reseña de un colaborador, la cual esta siendo analizada.
Si el autor de este blog encuentra execración y malevolencia en dicha nota trataremos de retirar la misma. Por el momento se ha publicado una reseña del estimado periodista Orlando Tackechel, quien amablemente cedió a este blog, donde se define el mismo suceso cultural con una clara imparcialidad y sensatez. El hecho de ser de este blog es promover eventos culturales en la ciudad de Miami y un portal donde los acontecimientos que tengan importancia para el arte y la cultura encuentren su espacio y promoción. El dueño de este espacio agradece cualquier opinión, sugerencia o nota al respecto sobre cualquier cosa que aquí pueda publicarse.
Pido disculpas adelantadas a los afectados. Sinceramente
El autor.


BERNARDO DIEGUEZ

Las primeras funciones de una nueva compania Orlando Taquechel

Las primeras funciones de una nueva compañía

Orlando Taquechel
Especial/El Nuevo Herald
El Florida Classical Ballet (FCB), la nueva compañía creada por Magaly Suárez (que antes fué co-fundadora del Cuban Classical Ballet of Miami, uno de los proyectos más exitosos de la historia reciente de la danza en Miami) debutó este fin de semana en el acogedor teatro Olympia del Gusman Center for the Performing Arts.

Procedente de Pompano Beach, el FCB (en español, el Ballet Clásico de la Florida) conquistó ampliamente al grupo de entusiastas de la danza que asistió el sábado para presenciar el programa concierto creado para la noche de apertura y que incluyó dos obras de grupo (el exigente Grand Pas de Paquita y el encantador Pas de Six de La Vivandiere), un solo contemporáneo y cinco pas de deux del repertorio académico tradicional.

Junto a los bailarines del grupo (algunos aún en proceso de formación pero todos claramente entrenados con atención al detalle) viajaron a Miami una media docena de figuras ya establecidas a nivel mundial y ligadas a la reconocida trayectoria de Suárez como maestra y directora artística. La presencia de estos en la segunda parte del programa transformó la ocasión en un acontecimiento importante.

La función había comenzado con un Paquita Grand Pas (música de Minkus y coreografía de Marius Petipa) algo vacilante protagonizado por Krista Ettlinger e Ignacio Rivera, con Anneliese Straw, Michelle Chaviano y Gaetano Amico III en el pas de trois. Aún así, Ettlinger y Amico consiguieron dejar una buena impresión.

La francesa Adeline Pastor, bailarina principal del ballet Aalto en Essen, Alemania, abrió la segunda parte del programa de manera magnífica con el solo Piaf (Non, je ne regrette rien), un fragmento extraído del ballet La Vie en Rose del coreógrafo belga Ben Van Cauwenbergh, y cerró la función con autoridad exuberante junto a un refinado Joseph Michael Gatti en el Don Quijote Pas de Deux.

Pastor comenzó a interpretar Piaf cuando todavía una buena parte del público estaba ocupando sus asientos pero la fuerza de su actuación puso en suspenso a todos los presentes y definió la noche como una experiencia inolvidable. Las piruetas de Pastor son algo que hay que ver para creer pero ella es también una actriz llena de recursos interpretativos nada despreciables.

Si ella hubiera sido el único momento brillante del sábado su presencia habría justificado plenamente la visita al Gusman Center pero, por supuesto, hubo mucho más en la segunda parte del programa.

También excelentes resultaron ser el mexicano Isaac Hernández, solista del San Francisco Ballet que bailó el pas de deux de La Sylphide con la sensible Venus Villa, bailarina cubana del National English Ballet, y Jordan Elizabeth Long (ahora con el Royal Swedish Ballet) que interpretó con aplomo exquisito el pas de deux de Diana y Acteón junto al gallardo Jaime Francisco Díaz.

Sin olvidar la vitalidad de Madison Keesler y Ernesto Borrayo en el breve Spring Waters Pas de Deux, la fluidez encantadora de Alaia Rogers y Jeffrey Ciro en Carnival in Venice Pas de Deux (música de Cesare Pugni y coreografía de Marius Petipa) y el desempeño siempre en armonía de Mifa Ko y Diego Cruz en La Vivandiere, acompañados con esmero por Annelise Straw, Alejandra Rodríguez, Mallory Hendricks y Claudia Fernández.

En resumen, este ha sido un buen debut para la joven compañía y un logro indiscutible para Suárez al conseguir armar un grupo capacitado para tomar de las manos a los espectadores e invitarlos amablemente a disfrutar de una experiencia elegante y clásica. •



Read more: http://www.elnuevoherald.com/2011/06/29/969749/las-primeras-funciones-de-una.html#ixzz1Tnkodfze