Wednesday, December 9, 2009

Un Cascanueces con un poquito de ruido, pero con muchas, muchas nueces.


photography by Bernardo Dieguez



El Ballet Clásico Cubano de Miami, tras una Giselle, un Lago, un Corsario y una Carmen extraordinarios, a tanta o más altura quizás que las puestas de otras compañías con mayor apoyo financiero –y/o ambientes más propicios para la alta cultura–, repone su Cascanueces navideño del 2008, en edición corregida y aumentada, donde felizmente ha logrado invertir el popular adagio de “Mucho ruido y pocas nueces”; y si no fuera por el breve y molesto ruido del aparato que echaba nieve falsa hacia el escenario, lo hubiera logrado aún mejor: “Ningún ruido y muchas nueces”.El Cascanueces es un ballet basado en el cuento El Cascanueces y el Príncipe de los ratones, de Ernst Theodor Amadeus Hoffman, con coreografía de Lev Ivanov, el asistente de Marius Petipa –quien aprobaba y hasta modificaba a veces las creaciones de Ivanov– y música de Piotr Ilich Chaikovski; estrenado el 18 de diciembre de 1892 en el teatro Mariinsky de San Petersburgo, Rusia. A pesar de su bellísima música, es considerado un ballet “para niños”, y las principales compañías lo han asumido más como una bonita tradición navideña que como un tour de force para sus bailarines.
No obstante estos “prejuicios”, yo diría que la calidad y la altura de una compañía de ballet puede juzgarse perfectamente por el rigor y la seriedad con la que aborde esta “tradición navideña”, y el Ballet Clásico Cubano de Miami ha vuelto a romper el listón una vez más, tal y como ya lo hizo con los “hermanos mayores”, por así decirlo, de El Cascanueces.
Con un programa de mano de agradable diseño y abundante información –que debió haber estado también en español por razones obvias– el Ballet Clásico Cubano de Miami recibió al numeroso público que acudió a disfrutar de la representación de El Cascanueces en el Teatro Artime de Miami durante los días 5 y 6 de diciembre del 2009, aunque la atención en la venta de tickets en taquilla dejó bastante que desear, al menos el primero de estos dos días –que fue cuando yo asistí–, así como el vestuario del personal encargado, que no debe ir en tennis al teatro, y mucho menos si se trata de una dama que representa al BCCM.
(Uno de mis mejores recuerdos del Teatro Kírov –hoy Mariinski– de Leningrado/San Petersburgo, es la pulcritud y la elegancia del personal en taquilla y de las acomodadoras que me atendieron las trece veces que asistí en 1990, antes de la desaparición de la U.R.S.S.)
Ticket en mano, cortesía del BCCM, aguardé la media hora de retraso que tardó en comenzar la función, pero la corta espera valió la pena, porque desde el bello preludio la partitura del genial músico ruso me volvió a enamorar, y al abrirse el telón, mi primera impresión fue completamente favorable: un vestuario elegante y de agradable diseño; unos pocos muebles ‘de época’, para dar el ambiente correspondiente al invierno del siglo, y un telón de fondo donde mediante imágenes proyectadas se recreaba el interior de la mansión de los Stahlbaum, con la nieve “virtual” cayendo ininterrumpidamente, como corresponde al invierno del año, y el árbol de Navidad protagonizando la escena, alternando fugazmente con visiones de ángeles.
Esta representación miamense de El Cascanueces contó con un Presidente Stahlbaum –el padre de Clara María– de verdadero lujo: el reconocido actor y ex-bailarín mexicano Ariel López Padilla, quien enriqueció la escena con su elegante organicidad y prestancia; acompañado por una bellísima y grácil –haciendo honor a su nombre– Grace Anne Powers, en el rol de su esposa.
(Ojalá que esta participación de un actor de renombre en el mundo del ballet no sea una excepción, y que se convierta en una especie de “tradición”, como la de la figura invitada a la opereta El Murciélago, de Strauss).
Los hermanos Stahlbaum fueron deliciosamente interpretados por Michelle Chaviano, una Clara María en verdadero rol de bailarina –a diferencia de otras versiones menos rigurosas–, y Brian Bender, eficaz y simpático como el payaso y malcriado Fritz.
John Sheafter, como Herr Drosselmeyer, el Consejal padrino de ambos, rompió el esquema de edad provecta cuasi establecido para el personaje, y nos brindó una interpretación joven y fresca, brillando hasta como “partenaire” de Clara María en varias ocasiones.
Entre los padres “increíbles” –o de la fiesta– , muy saludable la presencia de dos destacados actores del patio, Joel Sotolongo, Roberto Pichardo y Leandro Peraza, y del fotografo Bernardo Dieguez, entre los niños invitados, la de Eriberto Jiménez, notable por su expresividad y su mímica actoral, muy acorde con el desarrollo dramatúrgico de la escena.
Todos los bailes de grupo –hasta seis parejas en escena–estuvieron caracterizados por su excelente acople y fluidez –Ariel y Grace resplandecieron cuando ocuparon el centro del “salón” – y la pantomima, cuando la criada trajo las golosinas para el árbol, se destacó por su comicidad y buen gusto.
Walter García (¿Ivanov?), como el asistente con antifaz de Herr Drosselmeyer (¿Petipa?), inició su desempeño técnico con una bravura que iría in crescendo en los diferentes roles interpretados por este prometedor bailarín a lo largo de toda la función.
Una nota un poco discordante en el primer acto fue la caja de regalo de donde salen Arlequín y Colombina, por su diseño tan colorido y fuera de época, pero, envoltura aparte, Claudia Alber y Gleidson Vasconcelos estuvieron muy precisos como los emblemáticos muñecos de la Comedia del Arte, y Sara Mignano y Brian Bender –salido momentáneamente de su rol de Fritz–, como el soldado y su media naranja que emergen a continuación de la caja, brindaron un baile muy bien coordinado y fluido.
Brian Sender, ya de vuelta a su rol inicial de Fritz, debe ganar altura en sus saltos y acoplar mejor la pantomima de la trompeta con el sonido grabado, aunque su rotura malcriada del Cascanueces sí fue resuelta con una muy buena secuencia y dramaturgia.
El efecto del reloj “virtual” del fondo, avanzando hacia la medianoche, constituyó una sorpresa muy novedosa, así como el del árbol de Navidad que se agiganta ante los ojos asombrados de Clara María, tras quedarse dormida en un diván totalmente terrenal –por suerte–, ya que si no la bailarina hubiera tenido que aprender a levitar.
Clara María se queda dormida en el susodicho, e inmediatamente su padrino la “despierta” –debió haber habido un lapso “razonable” entre ambos momentos– para presenciar la batalla entre el ejército de su Cascanueces y el del Rey de los Ratones, que en honor a la verdad, debió huir despavorido al ver la horrible máscara del Cascanueces, cuyo diseño debe ser mejorado para hacer más creíble que sus rivales no huyeran sin combatir.
El improbable combate –¡qué clase de cuero les estoy dando con lo de la máscara! – estuvo muy bien escenificado, pero la coreografía de la derrota inicial aparente del príncipe Cascanueces debe ser mejorada, si bien el efecto de la desaparición de la espantosa máscara fue un buen acierto, entre tantos, como la genial pantalla con los copos de nieve “virtual” cayendo al fondo.
El pas de deux entre Clara María/ Michelle y su Príncipe Cascanueces/Thomas, después que Clara lo “salva”, y éste mata al Rey de los Ratones, fue bailado con brillantez, con una muy buena y difícil agarrada incluida, y correctos giros de ambos, aunque el efecto de “arrastre” de ella por él debe ser sustituido por una leve cargada, para que se vea más elegante.
El cuerpo de baile de los Copos de Nieve –dieciocho en total– estuvo deslumbrante, con un vestuario a la altura de su desempeño, y preciosos adornos de cabeza, aunque el símbolo de los copos de nieve en sus manos parecía la configuración del átomo, o algo por el estilo, por lo que debe ser rediseñado para que los copos no recuerden además a pelotas de ping pong.


La Reina de las Nieves y su caballero, interpretados por mi amiga de Facebook, Juliana Sáenz, y por el omnipresente Walter García, acudieron para acompañar a los protagonistas a su blanco reino, luego de un correcto pas de deux de presentación musicalmente opacado por el ruido de la máquina que lanzaba nieve artificial hacia el escenario (ruido que debe ser eliminado en próximas representaciones, porque recuerda al de un aserradero).
Juliana debe girar más centrada y vertical, apoyada por su partenaire, y Walter, inexplicablemente, perdió elevación en los saltos, en comparación con su desempeño anterior y posterior en la misma función.
Me hubiera gustado que un trineo o algo así hubiera indicado, al final del primer acto, el viaje de Clara María y su Príncipe Cascanueces al País de las Nieves, pero esto estaba explicado en inglés en el programa, así que a comprar “Inglés sin Barreras” los que no sean bilingües.
En el Segundo Acto, los “angelitos” estuvieron realmente “angelicales” –mis respetos a Magaly, Ibis y a Pedro como artífices del milagro– alrededor de la pareja central, sin tropezar ni confundirse, como preámbulo para la aparición de una rutilante Alihaydeé Carreño, caracterizada como el Hada de Azúcar, rol muy acorde con su carácter dulce y amable, a diferencia de otras encumbradas primas ballerinas.
El Hada de Azúcar – o Hada Garapiñada, como también se le conoce– dio paso a un desfile “multicultural” en honor de la soñadora visitante y su acompañante, que fue iniciado por Carla Oliveira y Gleidson Vasconcelos, en la Danza Española, asunto que Chaicovski también usaría en su emblemático Lago con diferente partitura. Gleidson debe mejorar la agarrada de su compañera, y Carla sus saltos y su elevación.
En el trío de bailarinas de la Danza de las flautas de lengüeta (en ruso = пастушки, pastoras) –que debió ser un cuarteto, pero alguien faltó a última hora– todas mostraron excelentes puntas y acople, con muy buen resultado de principio a fin.
En la Danza China, a la que luego se incorporan Clara María y su Príncipe Cascanueces –donde Thomas se destacó por sus buenos saltos y giros–, las siete bailarinas estuvieron seguras y precisas, jugando con las sombrillas y los pasos de la coreografía sin cometer errores, saliendo al final en puntas como bailarinas consagradas.
En el Cuadro Árabe, excelente el vestuario del Harém y del Príncipe, aunque Mifa Ko como la Reina parecía más una contorsionista china, como del circo de Beijing, por sus rasgos y el mallot tan ajustado –nada que ver con la temática de esta danza–, y el Príncipe, interpretado por Enrique González, tampoco la debió haber casi “arrastrado” por el escenario como lo hizo.
Quiero destacar el uso como imagen de fondo en la pantalla durante todo este acto del dibujo original de Konstantin Ivanov para el escenario de El cascanueces, segundo acto, de 1892, que en este cuadro debió haber sido sustituido por algo árabe, ya que a veces la pantalla se quedó en blanco.


El dibujo original de Konstantin Ivanov para el escenario
de El cascanueces, segundo acto (1892)

En la Danza Rusa, el cuarteto anunciado se vio reducido también a un trío como en la Danza de las Pastoras, pero Walter García llegó al apogeo de su actuación esta noche, ahora como Cosaco, con excelentes saltos, giros y alardes acrobáticos.
Jesús Sanfiel, como Mamá Gengibre, aportó la nota cómica al espectáculo, transportando bajo su saya gigantesca nada menos que a nueve adorables polichinelas, que reforzaron el ambiente festivo con una coordinada actuación pese a su corta edad.
En el Cuadro de las Flores, Emily Spencer, como la figura central, se destacó por su excelente ejecución y acople con las otras seis bailarinas del cuadro, admirables extensiones, y por quedarse “clavada” en el lugar –como es lo correcto–al realizar los fouettés; en fin, una verdadera promesa a la que hay que alentar y seguir muy de cerca.
Tras esta caravana de deliciosos divertimentos, el Hada de Azúcar reapareció, acompañada de su Caballero, para brindarnos el bello Pas de deux que constituye el momento cumbre de este ballet.
La primera bailarina Alihaydeé Carreño brilló en el rol del Hada del Azúcar por su técnica, estilo e interpretación en perfecto equilibrio, pero el trabajo de Raydel Cáceres como su Caballero no estuvo a la altura de su compañera, y por eso sus giros se vieron algo deslucidos.
Raydel estuvo aceptable en su variación, aunque debe buscar mayor elevación en los saltos, y Alihaydeé, sin la impedimenta de su partenaire, mostró su clase de indiscutible primera bailarina, con gran bravura en los giros y otras exigencias de la coreografía, por lo que recomendamos otro partenaire más fogueado para la Carreño en sus próximas presentaciones con el Ballet Clásico Cubano de Miami, tal y como ocurrió con su memorable y recordado Giselle miamense al lado de Osmay Molina.
Con un apoteósico final, donde todos los participantes de los divertimentos volvieron a desfilar y a convencer al complacido público, Clara María retorna a su diván de la mano de su mago-padrino, para enseguida despertar e ir en busca de su Cascanueces para acunarlo en sus brazos, concluyendo así esta bella fantasía que nos hizo sentir niños otra vez y olvidarnos por un buen rato de nuestras preocupaciones terrenales.
Gracias a Magaly, a Ibis, a Pedro Pablo, y a todos los bailarines y actores participantes, por esta conspiración de talento que es el Ballet Clásico Cubano de Miami, para que el arte del ballet nunca muera y nos siga alegrando la vida.

Baltasar Santiago Martín.
Fundación Apogeo.


12 comments:

Anonymous said...

Has montado mi texto con tus fotos de una manera excelente, lo cual te agradezco y reconozco. Poco a poco vamos avanzando.

Baltasar Santiago Martin.

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Fernán González said...

Un ballet para esta época. Una pena no haber estado en Miami para verlo.
Saludos.

bdieguez said...

Gracias Fernan, vente a Miami con tu media naranja la vas a pasar rico.
saludos Miamenses

Abel said...

linda resena,felicidades.Bello post.
saludos querido Bernardo.

José Ramón Morales said...

Hola Bernie:
Quiero desearte una Feliz Navidad y muchas cosas lindas para el 2010 junto a tu pareja, y que nos sigas regalando cosas lindas en tu blog.
Un abrazo

Anonymous said...

Hi, Merely returned here to remind you about Mobile Monopoly. It is a great technique and WILL make you money, especially seeing as you own a web site. Take a quick look at the video, the strategy is about using Mobile Advertising which is fresh and an unexposed market where you can make thousands by doing hardly any work. I assure you that after you watch their short video it will change you and it will start making you think. http://mobile-mastermind.com

Anonymous said...

gelbzpedj http://www.free-mass-traffic.net/free-mass-traffic/free-mass-traffic-review Free Mass Traffic

ninest123 said...

bottes ugg, ugg pas cher, louis vuitton, pandora jewelry, moncler, moncler, doudoune canada goose, replica watches, louis vuitton, moncler, juicy couture outlet, moncler, juicy couture outlet, ugg,uggs,uggs canada, canada goose, ugg,ugg australia,ugg italia, pandora charms, canada goose, links of london, canada goose outlet, pandora charms, canada goose uk, canada goose, marc jacobs, moncler, wedding dresses, louis vuitton, canada goose outlet, karen millen, louis vuitton, moncler outlet, sac louis vuitton pas cher, coach outlet, moncler, swarovski, ugg boots uk, toms shoes, moncler, pandora jewelry, canada goose, montre pas cher, thomas sabo, supra shoes, hollister, swarovski crystal

ninest123 said...

air max, sac longchamp, ray ban sunglasses, longchamp pas cher, ugg boots, ray ban sunglasses, nike free, oakley sunglasses, nike free, chanel handbags, cheap oakley sunglasses, nike outlet, louboutin, longchamp, nike roshe run, air jordan pas cher, tiffany jewelry, longchamp outlet, longchamp outlet, michael kors, prada outlet, louis vuitton outlet, louboutin outlet, louis vuitton, uggs on sale, ugg boots, louis vuitton, polo ralph lauren outlet, oakley sunglasses, louis vuitton, kate spade outlet, louboutin pas cher, polo ralph lauren outlet, tory burch outlet, tiffany and co, oakley sunglasses, ray ban sunglasses, ralph lauren pas cher, christian louboutin outlet, nike air max, nike air max, louboutin shoes, replica watches, jordan shoes, oakley sunglasses, gucci outlet, prada handbags, burberry, replica watches, louis vuitton outlet

ninest123 said...

ray ban uk, vanessa bruno, sac guess, air force, tn pas cher, coach outlet, michael kors, burberry outlet online, nike blazer, lululemon, vans pas cher, mulberry, michael kors, burberry, nike free run uk, nike roshe, ray ban pas cher, michael kors outlet, hollister pas cher, hollister, north face, hermes, new balance pas cher, coach purses, true religion outlet, nike air max, replica handbags, ugg boots, michael kors outlet, hogan, nike air max, true religion jeans, abercrombie and fitch, kate spade handbags, lacoste pas cher, true religion jeans, michael kors outlet, converse pas cher, coach outlet, timberland, nike air max, michael kors, ugg boots, michael kors outlet, true religion jeans, north face, michael kors, ralph lauren uk, oakley pas cher, michael kors outlet

ninest123 said...

wedding dresses, giuseppe zanotti, instyler, mont blanc, converse outlet, longchamp, babyliss, north face outlet, north face outlet, insanity workout, gucci, vans, hollister, asics running shoes, chi flat iron, ralph lauren, baseball bats, bottega veneta, timberland boots, mac cosmetics, valentino shoes, abercrombie and fitch, mcm handbags, hollister, lululemon, nike air max, hollister, celine handbags, herve leger, ghd, louboutin, soccer jerseys, p90x workout, beats by dre, vans shoes, ray ban, nike air max, nike trainers, new balance, ferragamo shoes, nike huarache, reebok shoes, lancel, nfl jerseys, nike roshe, oakley, iphone cases, jimmy choo shoes, birkin bag, soccer shoes