Thursday, October 30, 2008

Alicia Alonso y Vladimir Vasiliev

Wednesday, October 29, 2008

GARGANTA PROFUNDA

Si alguien me hubiese preguntado algún tiempo atrás quien era Gerard Damiano, quizás no hubiese sabido y pensaría que sé trataría de algún congresista o algún político local. Desde ayer recorre con mucho revuelo la noticia por todos los medios del mundo de que el tal Gerard Damiano es nada mas y nada menos que él celebre creador de la muy conocida "Deep Throat"o como mejor se conoció en Cuba “Garganta Profunda” y que tal señor acababa de morir a la edad de 80 anos. El creador de aquella película que aunque era prohibida para la mayoría de la población en mi país por su tema sexual e inmoral había muerto. La misma película que había visto en casa de un amiguito que era el hijo de un relevante militar cubano. El papa de mi amigo no estaba presente cuando veíamos la “famosa” película que el mismo había traído de Panamá pero su hijo, me comentaba con orgullo como su padre traía muchas películas parecidas para luego distribuirlas a sus amigos y mostrarla como las medallas de un gran combate. En aquel momento pensaba que era normal ver el “movie” a escondidas en aquella casa donde el dueño viajaba regularmente con la autorización del gobierno y que por supuesto no faltaban todas las maravillas de la sociedad de consumo. El militar compraba lo que según ellos no se podía conseguir en USA por el famoso “bloqueo” no sé si esa misión también trataba de satisfacer todas aquellas ansias de los señores revolucionarios, los dirigentes de la mal llamada “revolución”. . En aquellas reuniones nunca se hablo de regulaciones ni limitaciones para ellos, las que si tenía la generalidad de la población. En otra ocasión su hijo me comento que su papa traía películas para mucha gente del gobierno y que no se ponían a la población por su alto contenido de diversión-ismo ideológico (palabra favorita del régimen para desacreditar todo lo que venia de afuera). Paso mucho tiempo para poder entender aquellas reuniones en casa de aquel militar hoy muerto misteriosamente. Sin embargo aun recuerdo con emoción aquellas escenas de la película prohibida junto a mi amigo, a el agradezco aquellos momentos de enajenación juvenil. Hoy ha muerto Gerard Damiano, a la edad de 80 años el hombre que ayudo a despertar las primeras hormonas de mi cuerpo a finales de los 70. El otro hombre, el que me hacia ver esas películas a escondidas en casa del hijo de un militar, el que ha matado las ilusiones de mi pubertad sigue ahí, dando sus ordenes de siempre esta vez desde la oquedad de su muerte. La noticia sobre su expiración ya se ha celebrado pero aun no ha llegado, no obstante sé que causara mas alboroto que la del creador de “Garganta Profunda”.

Monday, October 27, 2008

Los primeros terroristas fabricados por castro

Sospechoso del primer secuestro aéreo vive entre nosotros
GERARDO REYES, MICHAEL SALLAH y ALFONSO CHARDY
El Nuevo Herald
Osiris Martínez, sobreviviente del accidente del avión secuestrado, muestra un artículo que narra el suceso.
Mapa del vuelo fatal
VIDEO Entrevista con Omara González
La historia del secuestro contada por uno de sus sobrevivientes
FOTOGALERIA Secuestro del avión Viscount de Cubana de Aviación
Los pasajeros del fatídico vuelo
VIDEO Entrevista a Osiris Martínez
Osiris Martínez dice que en sus pesadillas de la tragedia aún escucha el grito de dolor intenso que dio debajo del agua al golpearse brutalmente contra un objeto que le abrió tres agujeros en la cabeza.
Quizás por el trauma de ese golpe olvidó lo que ocurrió minutos antes cuando el avión de Cubana de Aviación secuestrado en el que viajaba se partió en dos al caer en la Bahía de Nipe en la noche del primero de noviembre de 1958.
Por puro impulso de supervivencia, más no porque supiera nadar, Martínez logró salir a la superficie, y cuando ya su boca estaba libre, despidió un chorro de agua que, cincuenta años después, le parece que fue eterno porque retrasaba su deseos de gritar los nombres de su esposa y sus tres hijos que también iban en el avión.
"Me salía y me salía agua como si fuera una manguera sin parar'', recuerda Martínez sentado en el sofá de su casa del suroeste de Miami donde vive con su tercera esposa.
Finalmente con la garganta libre, sacó alientos de donde no tenía y empezó a llamar como un loco los nombres de su esposa y su tres niños, rogándoles en español, sin reparar que solo hablaban inglés, que le dieran una señal de vida en medio de esa sopa negra de mar oscuro y combustible en la que escasamente flotaba.
Como no podía mantenerse a flote, logró asirse a un objeto que brillaba con el resplandor de las luces del cercano pueblo de Preston, al oriente de Cuba. Era una de las puertas del avión Viscount turbohélice que minutos antes un grupo de secuestradores intentaba aterrizar en un pequeña pista del ingenio azucarero de Preston para llevar de allí a los rebeldes de Fidel Castro armas, municiones y pertrechos comprados en Miami.
En medio de una ordalía demencial de sobrevuelos rasantes por pistas sin iluminación del oriente de Cuba, el avión se quedó sin combustible y se fue a pique en la bahía.
Edmundo Ponce de León, otro de los sobrevivientes y a quien testigos y documentos señalan como uno de los presuntos secuestradores del avión, sostiene que la aeronave cayó en la bahía como consecuencia de una confusión que se creó en la cabina.
Según Ponce de León, el piloto Ruskin Medrano intentó aterrizar en la pista sin iluminación del ingenio azucarero de Preston pero en su descenso descubrió que había sido bloqueada con unos barriles y debió alzar vuelo.
En medio de esa maniobra, la fragata Antonio Maceo, que estaba en la bahía, disparó una ráfaga de balas trazadoras al avión, lo que hizo que el piloto, confundido y nervioso, diera un viraje brusco hacia la bahía donde el Viscount se fue a pique, agregó Ponce de León. Los proyectiles no hicieron impacto en la aeronave, según Ponce de León.
Los demás sobrevivientes han declarado que el avión se precipitó en la bahía por falta de combustible.
Martínez explicó a El Nuevo Herald que uno de los secuestradores que estaba en la cabina se sentó en una asiento cercano a él y ordenó que se ajustaran los cinturones porque el avión se había quedado sin combustible.
Ponce de León sostuvo que el avión tenía combustible de sobra, tanto así que el vuelo se retrasó en la plataforma del aeropuerto de Miami porque el líquido se salió de los tanques y la compañía de seguros no permitía su salida por cuestiones de seguridad. Empleados de Cubana de Aviación en Miami le dijeron a The Miami Herald horas después del accidente que la aeronave tenía suficiente combustible.
Mientras trataba de mantenerse a flote, Martínez se quitó la ropa desgarrada que llevaba y se quedó en calzoncillos, no sin antes sacar la billetera con su identidad impulsado por un presentimiento de que lo fuesen a confundir con uno de los secuestradores.
De pronto sintió una mano en el hombro, dice, y se percató que era Juana María Méndez, una pasajera embarazada que tampoco sabía nadar y trataba de salvarse.
"Me dio un gran susto cuando la vi, y le dije que me iba a hundir a mi también. Ella se soltó y se hundió'', dijo Martínez.
La puerta del avión amenazó con sumergirse y Martínez trató de mantenerse a flote infructuosamente abrazando una almohada que pasó cerca. Entonces confió de nuevo en la puerta flotante sin apoyar mayor peso en ella, solo la barbilla, y volvió a gritar desesperadamente.
Nadie le respondió. Sobre la bahía caía una tenue lluvia.
Se tocaba la cabeza y se preguntaba cómo era posible que estuviera vivo si podía meter sus dedos en los agujeros que tenía en el cráneo.
Sobre un ala del avión que quedó inclinada por fuera de la superficie, dos hombres luchaban por no resbalar y caer al mar infestado de tiburones. Martínez sostiene que eran dos de los piratas aéreos. Más tarde los vio lanzarse al mar.
Cuando se fueron apagando los últimos quejidos, Martínez escuchó lo que parecía ser un chapuceo de remos. De pie, sobre una canoa rudimentaria iba hacia él un campesino de la región que le pidió que subiera, pero Martínez no tenía fuerzas y se había fracturado la mitad de las costillas por el cinturón de seguridad, que terminó rompiéndose.
Finalmente lo logró, pero como el bote tenía en el fondo agua fría de lluvia acumulada, el cuerpo corpulento del hombre de 5 pies 10 pulgadas de estatura que estaba en las aguas tibias del mar empezó a convulsionar, lo que hacia bandear peligrosamente la canoa.
" ‘Nos vamos a virar, nos vamos a virar', me decía el guajiro mientras yo temblaba sin control y él me ponía la luz de la linterna en la cara''.
La embarcación llegó a las playas de la bahía, adonde luego el mismo barquero llevó a Omara González y a su primo Luis Sosa, otros pasajeros sobrevivientes del avión.
El coronel Rodríguez, un primo de Martínez y oficial del Ejército del gobierno de Fulgencio Batista que combatía en la zona contra los alzados de Raúl Castro, le envió 10 soldados que lo llevaron al hospital de Preston.
Con las heridas suturadas y envuelto en un escudo de esparadrapo alrededor de las costillas, Martínez se presentó en el primer piso del hospital a reconocer los cadáveres de su familia.
Alrededor del tobillo de una pierna amputada que le mostraron vio una cadena con el nombre de su esposa Betty Haney, con quien planeaba mudarse a Varadero.
"La reconocí porque yo le había regalado una cadenita con el nombre de ella y dije sí, ésa es mi esposa'', expresó.
Los cuerpos de sus tres hijos no se los mostraron por las condiciones terribles en las que estaban.
Martínez se quería morir también.
A partir de ese instante no sólo ha tenido que cargar con el peso de la pena, ligeramente amortiguado por dosis diarias de antidepresivos, sino con el remordimiento que le producen los recuerdos de su mujer rogándole que no se fueran a vivir a Cuba.
Betty, de 25 años, no quería saber nada de Cuba desde que dos años antes uno de sus hijos estuvo a punto de morir en la isla de disentería sin que ella pudiera atenderlo porque estaba en Tennessee, el lugar de residencia de la familia.
Martínez, que nació en el central azucarero Chaparra, en las cercanías de Holguín, había viajado a Cuba para que su familia conociera al niño. Pero el bebé se enfermó y estuvo al borde de la muerte. Fue salvado por médicos de La Habana.
La esposa nunca olvidó esas horas de angustia y por ello se opuso a la idea de mudarse a la isla el día que Martínez la llamó desde Varadero a decirle que había descubierto el paraíso.
Martínez aceptó un cargo de inspector de una gigantesca planta de conversión de bagazo de caña de azúcar en papel en la ciudad de Cárdenas, a pocos kilómetros de Varadero.
Le ofrecían un sueldo de $615 mensuales, una muy buena suma para la época, el triple de lo que ganaba en el mismo cargo, en la Bowaters Southern Paper Corporation de Tennessee.
A pesar de que había nacido en Cuba, Martínez no conocía Varadero, el lugar que escogió para alquilar una casa en la que comenzaría su nueva vida, lejos de los aletargadas parajes de Tennessee que tanto le aburrían.
"Llamé a mi esposa y le dije: ‘Vende o regala la casa que tenemos y vente con los niños' '', recuerda Martínez.
Ella aceptó a regañadientes y se citaron en Miami. El vendría de La Habana y ella de Chattanooga, Tennesee, con los tres niños.
Contagiados quizás por la tristeza de su madre, los niños tampoco querían viajar a ese lugar remoto y extraño donde su papá había encontrado un mejor trabajo.
Martínez recuerda que los padres de Betty tuvieron que arrastrar a los niños que lloraban y gritaban hasta el avión que los llevó de Chatanooga hasta Atlanta. De allí tomaron un vuelo a Miami, donde los esperaba Martínez.
Los obstáculos que el destino le interpuso a su familia para no viajar a Cuba aumentaron a la llegada a Miami, relató Martínez.
Empleados de la oficina de Cubana de Aviación en el aeropuerto se negaron a que la familia abordara el avión alegando que los documentos de Martínez no estaban en regla. Martínez era ciudadano estadounidense. Después de la tragedia, el sobreviviente concluyó que el verdadero motivo de los impedimentos era que algunos de los empleados eran cómplices de la operación.
"Ellos sabían que iban a poner en riesgo a una familia americana y por eso no querían embarcarnos, quizás no querían niños a bordo, pero sus excusas para no llevarnos eran estúpidas'', dijo Martínez.
Al subir al avión de Cubana de Aviación en el Aeropuerto de Miami esa tarde del primero de noviembre de 1958 con sus hijos de 5, 4 y 2 años, Betty le entregó a Martínez una póliza de seguro de vida firmada por ella, advirtiéndole melancólicamente "y con cierta rabia'', recuerda Martínez, que si moría en Cuba que no la enterraran allí.
El vuelo, que debía salir para Varadero a las 2 de la tarde, despegó alrededor de las cinco como consecuencia de la larga discusión de los empleados con Martínez.
Cuando el avión iba a la altura de los Cayos de la Florida, recuerda Martínez, unos cuatro o cinco hombres jóvenes se pusieron de pie, sacaron armas y apuntaron a los pasajeros.
"Entonces se fueron hacia adelante y... se vistieron como de combate. Uno de ellos salió corriendo y entró a la cabina, y entonces en vez de ir a Varadero, que era un vuelo tan corto, desviaron el avión para Mayarí Arriba, en las montañas de Oriente'', relató Martínez.
Al llegar a esa zona el avión empezó a buscar pistas de aterrizaje y hacer aproximaciones suicidas, agregó el sobreviviente
"Trataron de aterrizar no se cuántas veces, los motores aquellos rugían porque parecían que íbamos a chocar porque ya estaban tocando la tierra'', dijo Martínez. "Hasta que uno dice ‘pónganse los cinturones porque no hay más gasolina' y entonces explotó el avión. Era que había caído en la playa de la Bahía de Nipe''.
Martínez salió de Cuba a los pocos días con la ayuda de Wayne Smith, quien por entonces era funcionario de la embajada de Estados Unidos en Cuba y luego llegó a ser jefe de la Oficina de Intereses de Washington en La Habana.
Un mes después, Martínez volvió a la isla. Esta vez con la idea de matar a uno de los secuestradores que, se había enterado, había sobrevivido.
Martínez se consiguió una pistola pequeña y visitó al secuestrador, cuyo nombre no recuerda con certeza. Lo visitó en una casa humilde de Puerto Padre. Su hermano le había ayudado a localizarlo. Pero al ingresar a la casa, se arrepintió de su misión.
"Aquello era tan miserable, niños alrededor, que yo me olvidé de la pistola en el bolsillo'', relató.
Martínez se identificó.
"El hombre se puso pálido... Hablamos muy poco y me marché'', dijo.
Castro había llegado al poder en enero de 1959 y Martínez no hacía ningún esfuerzo por callar su tragedia. Se la comentaba a quien fuese, afirmando que el gobierno revolucionario le debía una explicación.
Un día, recuerda, recibió una carta en su casa. Estaba firmada por Raúl Castro, quien comandaba el Segundo Frente, donde supuestamente dos de los piratas aéreos se reportaron. Castro quería hablar con él sobre el accidente.
"Yo leí la carta y empaqué mis cosas y me fui de Cuba. Tenía el presentimiento de que algo malo me podía pasar''.

Thursday, October 23, 2008

The Way To Love by Yovani Bauta

En el estudio del artista Yovani Bauta se presentara su ultima exhibición que el mismo creador denomina “Arte Erótico”. Bauta, quien es además el curador ( organizar, seleccionar, invitar, colgar, legitimar) presenta su más reciente obra una serie llamada “Onanismo”. El Autor ha construido un centro de exhibición y trabajo (Color Arternative Space) en el barrio de Wynwood donde los jóvenes se expresan con sus más recientes obras. En este espacio, formado poco más de dos años se han presentado toda la creación de sus obras donde además se incorporan diferentes formas artísticas como la “danza, el teatro, la fotografía, vinculándose todas a su obra plástica y enriqueciendo cada vez mas este proyecto.
La exhibición va a tener participando a los artistas:Grupo W-10: Aurora Molina, María Castillo, Toa Castellanos, Esther Mendoza, Patricia Sower, Mariana Altamirano, Aleida Forestieri, MANO y Diane Safdeye.Sergio García, Héctor Nieblas y Yovani Bauta
Recepción: Martes, Noviembre 11th 2008 at 7:00 PM
Color Alternative Space
2643-A NW 20th Street
Winwood, Miami Fl.

Wednesday, October 22, 2008

El Miami City Ballet hace suyo el `Lago'

ORLANDO TAQUECHEL
Especial para El Nuevo Herald

El Miami City Ballet inauguró el fin de semana pasado su temporada 2008-2009 en el Adrienne Arsht Center for the Performing Arts, ubicado en el downtown de Miami, con un programa monumental integrado por tres llamativas obras de grupo. Un programa propio de una compañía que se promociona a sí misma como superhuman.

La función del viernes 17 de octubre abrió con un ''estreno para la compañía'': la versión de George Balanchine del Segundo acto de El lago de los cisnes. Después del intermedio se presentó The Four Temperaments (también de Balanchine) y la noche cerró con In the Upper Room de Twyla Tharp.

La gran atracción del programa era el Lago porque Miami tiene un público absolutamente familiarizado con puestas en escena completas de este clásico del repertorio académico, en montajes presentados tanto por grupos locales como por compañías visitantes. El interés por ver a los bailarines de la compañía que dirige Edward Villella bailando el Lago era enorme.

Pyotr Ilich Tchaikovsky escribió la música en 1876, y El lago de los cisnes original se estrenó en 1877. Curiosamente, con muy poco éxito. En los años siguientes, este primer Lago sufriría varias adaptaciones coreográficas igualmente decepcionantes y algunos intentos más o menos aceptables de presentar el segundo acto como unidad independiente.

No fue hasta que el teatro Marinsky de San Petersburgo encargara una reposición con una coreografía absolutamente nueva que el Lago comenzó a parecerse al montaje exitoso que hoy conocemos.

La coreografía estuvo a cargo del francés Marius Petipa (Actos I y III) y su asistente, el ruso Lev Ivanov (Actos II y IV). Estamos hablando del año 1895 y el resultado fue una indiscutible obra maestra.

Después, se hizo bastante común (todavía lo es) que un coreógrafo intentara su propia versión tomando como punto de partida la de Petipa e Ivanov. Casi siempre, el resultado es un trabajo de corte y edición (ajustado en tiempo y drama) o propuestas muy simplificadas (con exigencias técnicas definidas por las limitaciones del presupuesto y las posibilidades de los intérpretes).

Hay ocasiones en que el material es adaptado a un espacio (el lago Chapultepec en México, por ejemplo) o es utilizado apenas como punto de partida: el Lago de Matthew Bourne, donde los cisnes son interpretados por hombres.

Balanchine concibió su version del segundo acto en 1951, con la intención de adicionar una pieza de éxito al repertorio del New York City Ballet, entonces una compañía muy joven.

Para algunos, ésta es una puesta en escena condensada a la manera del Readers' Digest y para otros, una reflexión personal sobre el original de Ivanov.

La verdad es que este Lago es ambas cosas y algo más. Tiene también algunas omisiones imperdonables y una despedida para Odette que intenta de todo y no dice nada en realidad. Aún así, ésta es una creación donde es posible apreciar la mano de un maestro. Es un trabajo con la fuerza comunicativa de algo hecho con absoluto conocimiento de causa.

Con respecto a su montaje por el Miami City Ballet, hay que reseñar que la asignación de los roles de Odette y Sigfrido a los bailarines chinos Haiyan Wu y Yang Zou le agregó un inesperado toque exótico a la noche de estreno e hizo poco creíble que la acción tuviera lugar en el centro de Europa.

En este contexto, tanto Wu como Zou no intentaron la caracterizacion física o la actuación consumada y se entregaron sin reservas a la ejecución casi detenida de la coreografía y al despliegue de una musicalidad por momentos magnífica.

El trabajo de pareja no está aún del todo conseguido pero los solos son excelentes. Igualmente acertadas son las ejecuciones de Patricia Delgado en el Pas de Neuf y Jeannette Delgado en Valse Bluette. El cuerpo de baile es efectivo en su conjunto.

Con un trabajo de producción de primera y la música en vivo bajo la dirección de Juan Francisco La Manna, este segundo acto del Lago es extraordinariamente bien recibido y todo parece indicar que el Miami City Ballet tiene en sus manos una nueva obra para complacer a sus seguidores.•

Tuesday, October 21, 2008

'DRACULA' por HAVANAFAMA


SOLO FALTA UNA SEMANA PARA EL ESTRENO DE LA OBRA TEATRAL DEL MOMENTO
'DRACULA'
ESTRENO EL 24 DE OCTUBRE, 2008
LAS ENTRADAS PARA EL SABADO 25 DE OCTUBRE ESTAN AGOTADAS

Havanafama Theatrical Company presenta el drama de horror y suspenso 'Drácula', en una versión de Roberto Antinoo, basada en el libro del mismo nombre escrito por Bram Stoker y bajo la dirección de Juan Roca. Con un gran elenco de actores, entre los que figuran: Angel Lucena, Paut William, Yesler De la Cruz, Rosanna Morrone, Haymel De la Vega, Julio César A-García, Katia Ribeyro y Joe Palacios.

Una de las más afamadas historias de vampiros, seres que son poseídos por fuerzas superiores y a su vez esclavizados por la seducción
de la sangre y el sexo.

'Drácula' es uno de aquellos apasionantes cuentos que se narran en la oscuridad de una habitación, cerca de una chimenea, o en un bosque oscuro a media noche y que nos hace saltar al escuchar el más mínimo ruido. Los invitamos a dejarse llevar por esta sensación en el teatro, cuando al sentarse y se apaguen las luces, en la oscuridad podrán sentir la presencia de algo, un vampiro, un murciélago o tal vez un lobo que pasara muy cerca y del que percibirá solo su respiración.

No debe asustarse, esas cosas no existen. O tal vez, si ?

'Drácula' se estrenara el viernes 24 de Octubre y se presentara todos los viernes y sábados a las 8:30 PM y los domingos a las 5:30 PM en Teatro Estudio Havanafama en el 1165 SW 6th St. Miami Fl. 33130. Los Boletos tendrán un valor de $15.00 y $20.00 dólares.

Esta obra no está recomendada para personas que tengan algún padecimiento cardiaco o sufran de claustrofobia, los menores de 18 años deben estar acompañados por un mayor.

Para mayor información o reservaciones llamar al
305-324-1300 ó 786-319-1716

CUIDADO EN LA OSCURIDAD DEL TEATRO USTED PODRIA SER LA PROXIMA VICTIMA

Sunday, October 5, 2008

EL AUSENTE SENOR VON GOETHE

By Bernardo Dieguez

Johann Wolfang Von Goethe
El teatro en Miami se vistió de gala y hasta ayer Domingo se presento la obra del autor alemán Peter Hacks, "Conversación en la casa Stein sobre el ausente señor Von Goethe" interpretada magistralmente por Susana Pérez y dirigida por Jorge Lorenzo en el pequeño teatro Calle Ocho. Esta obra esta basada en la profunda relación por 12 años entre Charlotte Von Stein y Johann Wolfgang Von Goethe. Durante esta etapa ella tuvo una profunda influencia en la vida y la obra del escritor alemán. Este periodo fue él más feliz en la vida de Charlotte, siendo el centro de atención de la vida social en Weimar y donde tuvo un gran acercamiento a grandes personalidades, e.j. Friedrich Schiller, Karl Ludwig Knebel y Johann Georg Zimmermann. El escritor alemán Peter Hacks recopila información através de cartas supuestamente escritas en ese periodo y conforma esta obra en el año 1976 "Ein Gespräch im Hause Stein über den abwesenden Herrn von Goethe". Ademas de un autor excelente Mr. Hacks, quien es original de la Baja Silesia, fue muy criticado por los intelectuales europeos por su apoyo al govierno de Alemania del Este, (antigua RDA) en 1976 en la expatriacion del cantante Wolf Biermann. Wolf fue acusado de haver dado conciertos en la RFA sin permiso del regimen Comunista. Aqui en Miami los que asistimos a la propuesta del joven director Jorge Lorenzo, quedamos complacidos ante una Actriz con una madurez encumbrarte y una actuación  sobresaliente. Susana pone a Charlotte ilusion fantasiosa con la emoción que muchas veces minimaliza (hasta hacer olvidar) cualesquiera disparidad por la falta de recursos odbios. Ella (Susana Perez), sabe como hacerlo poniendo la devoción en los momentos mas claves y no dejando espacio al vacío. La audiencia observa cada detalle de la actriz con admiracion la cual se maneja estelarmente entre sentimientos encontrados. Es por eso que el desprecio, el fanatismo, la ira y muchos más son la constante en este personaje.  No cabe duda a entender que el único sentimiento verdaderamente visible que siente esta mujer es el amor y apego a un Goethe que ya no esta y que la mantiene viviendo encadenada a una invocación interminable. Todo este tiempo (mas de una hora) el “personaje” atrapa la audiencia hasta el final quedándonos enamorados como ella(Charlotte) del gran Goethe.

ESCENAS DE CONVERSACION


CHARLOTTE VON STEIN

Esta relación termina repentinamente con la partida de Goethe hacia Italia sin siquiera decirle a Charlote que sé iría. No fue hasta después de 1800 que la relación comenzó a normalizarse pero aun así nunca llego hacer lo mismo de cercana. Después de la muerte de su esposo en 1793 Charlotte se retiro de la vida social quedándose cada vez mas solitaria. In 1794 ella escribió el drama Dido el cual fue su autorretrato y reflejo los anos 1770 a 1790 y la situación en Weimar en ese momento. Charlotte Von Stein murió en January 6, 1827 a la edad de 85 anos. Para agregar de esta puesta teatral solo comentaremos algunos detalles escapados en la dirección de escena. Un ejemplo notorio fue cuando Charlotte entra con el café solo trae una taza en la bandeja y se supone que ella esta acompañada por el señor Stein. Otro comentario fue un detalle con la música, algunas veces no necesaria ya que la actriz pone intensión en esos momentos donde mas brillo la estelar Susana Perez. Bravo Susana y como “alababa” una viejecita de la audiencia. !!Que viva la Diva, nuestra Diva!!!