Sunday, September 21, 2008

BALLET " MY FIRST IMPRESSION "

By Bernardo Dieguez
La fotografia es parte inevitable de mi persona, complementándose con el ballet que es la vision perfecta a la maravilla del movimiento. Cada gesto probocado por sus cuerpos, envoca en mi la pasion de atraparlos. Dejar de apresar ese instante es como perder el aliento y dejar que el tiempo borre lo que seria perdurable. Mi interés por la danza "surgió" desde mi época de asiduo al "Lorca" pero no se materializo hasta hace un par de años, cuando la trouppe del "Cuban Classical Ballet" bailo Giselle (the full length) en el Jackie Gleason de Miami. Mis compañeros en aquella aventura fotográfica como parte de un proyecto de nuestra clase de fotografía en el Miami Dade Community College, Cristóbal y Clara Elizabeth sentian la misma magnificacion. No teniamos la experiencia fotografiando ballets pero si encumbrabamos el mayor deseo de hacer algo que nos fascinaba. por mi parte sentia que estar en los ensayos desde el estudio en Pompano Beach de Magaly Suárez, era fascinante y un gran privilegio. Esos momentos eran encontrar la forma de poder expresarme mas abiertamente y transmitirlo. Las zapatillas de punta, "los regios Tutús, las luces, las zapatillas moviéndose en el stage, trajes, gorros o cualquier cosa relativa me enloquesia. Lo que nunca me pude imaginar, era que el director de la trouppe me pidiera junto con mis otros dos compañeros ser parte del elenco de la puesta en escena. En otras palabras seriamos parte de la Corte Francesa, que tan vistoso rol cumple en la figuración de Giselle (uno de mis favoritos por años.) Mi compañero Cristóbal, era distinguido por algunos como actor de cine y teatro y Clara Elizabeth fue una "chillada bailarina" de Bataclan en el Hotel Capri y El Hotel Nacional en los 70 que más o menos sabia caminar en un escenario. Yo apenas había participado en una obra de teatro juvenil en el Pre- Universitario del Cerro y que nunca se llego a poner ( no sé si fue por mí) y más allá de ser amigo personal de uno de los más importantes directores de teatro de Cuba el ilustre Tony Díaz, quien llevo a los escenarios “el Don Juan Tenorio” muy controversial por sus desnudos y repudiado por la critica en ese tiempo. No tenia otro punto de referencia con el escenario aunque no me era del todo indiferente. Aquel proyecto fotografico me llenaba de ilusion y como conte anteriormente no tenia experiencia fotografiando ballets pero si sentia un gran deseo de hacer algo que me fascinaba. Aquella "vorágine" de probarse trajes, sombreros, botas, maquillaje etc. me producia suficiente adrenalina para culminar este proyecto. Despues de todo solo habia que modelar los regios trapos que habian sido alquilados al "Ballet de Kirov" (estos olian a los antiguos camaradas rusos de aquella época en las guagas de la habana) En unos pocos dias recibímos instrucciones de como caminar y desplazarnos en el escenario, las maestras de la compañia fueron muy atentas y conmigo tuvieron mucha paciencia. Creo lo hicimos bien a pesar de que me sentía ridículo con aquellos complementos, sabia que no estaba allí solamente para esa aventura, es mas no me lo cogi muy en serio. Lo mío es lo que Uds. ven, la fotografía, y entre ensayo y ensayo sacaba la cámara y comenzaba a disparar sin medidas. No escatime un instante, ni siquiera la falta de luz me intimido hacer mi tarea y tome cuanta imagen pude. Al final de la temporada y después de dos funciones el Giselle fue un éxito, al menos eso dijo el Miami Herald en sus paginas de cultura y yo me lo creí. Creo que nunca hablaron de la Corte, al menos nadie lo dijo, ni si quiera el director que con tanto frenesí nos pidió la participación en aquella aventura. Nada me importo mas, me sentí como si habíese hecho el papel de mi vida o quizás el papelón.

Written by Bernardo Dieguez












1 comment:

Dreama said...

Good for people to know.